Dios y el ser humano

•mayo 21, 2008 • Comentarios desactivados en Dios y el ser humano

El ser humano, el ser humano que bicho mas desagradecido el ser humano uno se desvive por él, por darle todo joda, placeres, lujuria, sexo, droga, rock’and’roll y como te lo pagan? 5 minutos antes de pelarse: “ay Señor perdona mis pecados quiero ser tu siervo, quiero vivir en tu reino” por favooor, eso porque no lo conocen a aquel yo les digo porque yo arranque laburando con él, al principio eramos socios bah, socios, él era patrón, el mundo, seis días de corrido así laburando sin parar, descansó el septimo. Pará un poquito muchacho sos patrón, labura uno descansá tres, manejate…ahí me abrí, arranque la mía, mi cuenta propia, arranqué de abajo dos brasas y un medio tanque no tenía más que eso. Pero aparte, el servicio que te brinda aquél, ahí está el problema perfectamente su slogan podría ser: “Ser humano sufra toda su vida que cuando reviente se va a pudrir del aburrimiento que es el cielo”. Ustedes no saben lo que es el cielo … ojo yo no digo que esté mal eh, noo, no está mal, no, no,pa’ ir a descansar dos, tres días como la Floresta, una cosa de esas, porque descansar se descansa bien cuando no te despierta con el arpa, porque él es loco por el arpa agarra a los angelitos, los querubincitos esos que tiene con el pañal de nube y les da arpitas chiquitas para que te anden revoloteando dale una pelota, una bicicleta, el botija está rechoncho de gordo, muchacho, precioso para un reclame de Johnson&Johnson pero no pa’ un cielo. Por eso yo a los mios los tengo: vaya a comprarle merca al tío, traiga faso y ya se fuma uno, fíjese si la sobrinita está trabajando en Italia. Es así, bo. Pero no, parece que no, que entre el ser humano y uno no hay química, no hay conexión, no nos entendemos. Andan diciendo por ahí que van a buscar algo ahí donde yo perdí un poncho ¿Qué poncho voy a perder? 600 grados hace aca abajo hermano! ¿qué soy gil yo?!. Pero no, 3000 años hace que están intentando hablar con aquel ¿y? ¿responde?. No, aquel no contesta, a ver si les entra en la cabeza…aquel no responde. Ta lueguito eh, nos estamos viendo

Y alzar un canto sin dueño

•mayo 20, 2008 • Comentarios desactivados en Y alzar un canto sin dueño

El atardecer caía como plomo sobre aquel barrio. En sus calles, se mezclaban los últimos rayos de sol y la melancolía de los enamorados despechados. Las vecinas salían de sus casas para relucir las últimas novedades de quienes viven en el barrio, como lobas hambrientas que despellejan a sus presas. Los hombres retornaban casi en caravana luego de una frustrante jornada laboral, donde una vez más, descubrían que la vida se les va como un río caudaloso. Los niños corrían por última vez los patios de la escuelita, con una sonrisa que terminaba en un lagrimón por pensar que mañana deberán volver. Todos los vecinos del barrio, especulaban en la tristeza de retomar la rutina al día siguiente. Nadie sonreía, salvo aquel niño de la esquina. Aquel botija, casi un ángel, cargaba una pequeña tumbadora.
Caminaba a paso lento como estudiando cada rincón del arrabal. Su tambor se hacia escuchar aún en el tumulto de ruidos de la avenida que divide en dos el barrio. En cada nota, los colores se esparcían ahuyentando la palidez de las paredes de las viejas casas. Los hombres postrados en los sillones mirando la caja estúpida, se pusieron en pie al oír aquella música y sin quererlo, comenzaron a moverse al compás del ritmo del tambor. Las viejas chusmas del barrio, dejaron de alegrarse por la desgracia ajena y comenzaron a crear hermosas poesías para acompañar al pequeño botija. Y los escolares, dejaron a un costado la merienda y salieron a la calle, con sus caritas pintadas con los colores del arco iris. Todo el barrio dejo de pensar en el mañana, y las sonrisas llegaron de la mano de un candombe. Y en ese momento, aquel niño, desapareció como un ángel que acaba de cumplir su misión.

“Quiero sentirme pequeño
y alzar un canto sin dueño
en honor a la verdad
ver volar un verso en rima
y verlo en cualquie esquina
pregonando la ciudad”
Entre nostalgias – Araca la cana

Lo que el tiempo me enseñó

•mayo 14, 2008 • Comentarios desactivados en Lo que el tiempo me enseñó

El tiempo, fiel y traidor maestro.

Fiel, porque nos enseña a ver a nuestro alrededor de otro color: quien creíamos que era un alma de colores, nos damos cuenta que solamente vive entre sombras. También aprendemos a creer y crecer, comprendiendo lo que sucede a nuestro alrededor. Pero, es traidor, ya que muchas veces, cuando por fin aprendemos…ya es tarde: tenemos más sombra que horizonte.

“El tiempo me enseñó que los traidores, se sientan en la mesa a tu costado
y el hombre que te da la puñalada comparte el pan con esas mismas manos”

Maldición del malinche

•mayo 12, 2008 • Comentarios desactivados en Maldición del malinche

Malinche fue regalada a Hernán Cortés el 15 de marzo de 1519 por los caciques de Tabasco, junto con otras 19 mujeres, algunas piezas de oro y un juego de mantas. Tras bautizarla y regalarla a su vez a Gonzalo Portocarrero, uno de sus capitanes, Cortés descubre que Malintzin habla náhuatl y empieza a utilizarla como intérprete náhuatl-maya, ocupándose Jerónimo de Aguilar (náufrago español que había estado cautivo y que fue rescatado por Cortés en Cozumel) de la traducción maya-español. Así, con el uso de tres lenguas y dos intérpretes, se llevaron a cabo todos los contactos entre españoles y aztecas, hasta que Malintzin aprendió castellano, lo que debió ocurrir muy pronto, porque las crónicas indígenas tienden a obviar a Jerónimo de Aguilar, como si Malintzin hubiera sido siempre la única intérprete.

Se la conoce por los nombres Malintzin, Malinalli (transliteraciones al castellano del nombre original; el sufijo tzin se añadía al nombre para indicar jerarquía y nobleza), o bien La Malinche, que es la forma más común de referirse a ella. También como Marina, siempre expresado como doña Marina.

Es indudable que, más allá de su servicio como intérprete, Malintzin asesoró a los españoles sobre las costumbres sociales y militares de los nativos, y posiblemente realizó también tareas de lo que hoy llamaríamos “inteligencia” y “diplomacia”, jugando un papel importante durante la primera parte de la conquista.
Luego de una gran matanza por parte de los españoles, los Aztecas liderados por Cuatemoc se revelaron ante Cortés pero este logró huir y regresó con más soldados que lograron conquistar entonces México.

Soy un gorrión

•abril 24, 2008 • Comentarios desactivados en Soy un gorrión

Luego de los carros alegoricos, llegara el marquez de las cabriolas…
Soy el novio de la luna,
esta noche bacanal
brilla el cielo constelado,
vivo enamorado para enamorar
Soy un gorrion, soy un bufon
que cantando alegre va
de polizon, en el camion
que atraviesa la ciudad
Tengo estrellas en las manos
y en tus ojos claridad
soy el hijo de los vientos
que abre el firmamento cada carnaval

Soy un gorrion, soy un bufon
que cantando alegre va
de polizon, en el camion
que atraviesa la ciudad
Traigo pajaros azules
y una flor en el hojal
robo besos de princesas
dejo una promesa para regresar

Soy un gorrion, soy un bufon
que cantando alegre va
de polizon, en el camion
que atraviesa la ciudad

Para volverte a verte

•abril 22, 2008 • Comentarios desactivados en Para volverte a verte


Si tuviera alas yo volaría para poder verte todos los días
y si fuera un reloj yo me apuraría, para no esperarte ni un sólo día.
¡Como me gustaría poder volar! y todos los días irte a buscar hasta donde estés.
Sólo para volverte a ver es que con una sola vez, es como que es un poquito poco
para este pobre corazón roto que te necesita.
Los lunes, los martes y miércoles,
los jueves, los viernes y sábados que sea domingo todos los días.”

“Que sea domingo” (Edu Schmidt)

Agarrate

•abril 21, 2008 • Comentarios desactivados en Agarrate

Nadie nos puede vencer:
ni el conejo Duracel,
ni el mejor urólogo del Suat.
Vamos todos a agitar
hoy de noche al r
ecital
ese de Sabrina y de Serrat.